Con Alicia de la mano...

Desde que llegaste a mi vida, mi dulce niña no imagino la vida sin ti, cuidarte, mimarte, besarte, mirarte se ha convertido en mi día a día, no hay nada que me haga mas feliz y que me satisfaga tanto que tener todo eso contigo...

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Cambiando de bando

Hace tiempo pertenecía a ese grupo de mujeres despreocupadas por la hora, que quedaba a mitad de tarde con alguna amiga a tomar un café o un refresco, Era de las que se podía permitir el lujo de levantarse un día a las 11 o 12 del mediodía, y apenas solo tener que preocuparme por hacer la comida y poco mas. Era de las que podía pasarse toda la tarde en el gimnasio, apuntada a toda clase de actividades. Iba al cine, salia de copas y/o a bailar, iba y venia a mi antojo, era el alma de las fiestas, mis amigas de toda la vida me llamaban para salir de fiesta.....

Cuando me quede embarazada poco a poco fui viendo como algo cambiaba en mi entorno.... pasé de ir al gimnasio casi a diario a casi cualquier actividad a ir a la natación preparto con otras mujeres embarazadas, empecé a quedar menos por las tardes, o al menos no durante las horas de la siesta (tuve mucho sueño todo el embarazo), mis amigas me seguían llamando pero para ver que tal lo llevaba, lo de salir se fue reduciendo conforme la barriga crecía, la vida social de mi entorno también se iba reduciendo a las clases preparto dónde empecé a conocer a otras futuras mamis como yo.... no me daba cuenta de que estaba cruzando una delgada línea.... estaba "CAMBIANDO DE BANDO".

Creo que antes de cambiar de bando apenas me había fijado en esas mamis reunidas en tropel en plazas y parques, pendientes de que sus hijit@s merienden, jueguen cerca de ellas, no se caigan ni toquen nada que no deban. Yo estaba acomodada en mi bando de mujer "soltera y entera"...jajajaja pero las vueltas que da la vida!!!



Hace meses que se que estoy de lleno en ese otro bando, en el bando de levantarte temprano (tengo una suerte inmensa con mi hija que no se suele despertar antes de las 9 de la mañana), de que mis acciones vayan un paso o dos por delante que mis pensamientos, siempre corriendo, mirando la hora, quedando con amigas muy de vez en cuando porque yo tengo que esperar a que mi hija duerma la siesta y como no soy de las que opina que la niña se tiene que amoldar a mi sino yo a ella pues sigo con calma ese proceso de velar por lo que creo que es mejor para ella y no para mi. Come a la hora que le toca, el puré que normalmente le he hecho yo por la mañana, duerme su siesta, lo que ella quiera, sea 30 min o 3 horas, y luego hago lo que tenga que hacer, merienda, salir, quedar con amigas, ir al supermercado,...etc

Con suerte quedo de vez en cuando con alguna otra "mami" a tomar algo, porque son esas otras mamis las que entienden esto de las rutinas bien llevadas, entienden que llegues tarde porque antes de salir tu hija se ha manchado o se ha hecho caca y la has tenido que cambiar entera, son las que entienden que tienes un proceso largo (ahora tengo mas práctica y no es tan largo) de bajar la silla, montarla coger todos los bártulos de la niña, la merienda, la muda, etc... subirla a la silla del auto plegar la silla, encontrar aparcamiento, sacar la silla despegarla, sacar a la niña,.... me seguís verdad?? Pero como ellas me pueden entender a mi yo también las entiendo a ellas, así que muchas de esas veces que hemos conseguir alguna de mis amigas "mamis" y yo al final se truncan los planes por algún motivo casual o que se nos ha olvidado una visita al pediatra. Y sólo las que pertenecemos a este bando lo podemos entender.

He de decir que a pesar de no tener tiempo de muchas de las cosas que antes hacia, de llegar sudando a los sitios o con la lengua fuera empujando un carrito lleno de bolsas del super, de la bolsa de la niña, de mi bolso, de su merienda...., a pesar de no hacer casi vida social como antaño, de sentirme que a veces cierta gente te relega de tu posición de "colega" o "amiga" porque has sido madre y ya no eres tan guay como antes.... A pesar de pasarme el día pensando y a veces hablando de pañales, de potitos, de cremas para el culo, o de cualquier cosa que tenga que ver con mi hija,.... He de decir que a pesar de todo lo que se me pueda ocurrir y pueda enumerar ahora NO CAMBIO MI BANDO ACTUAL. Ser madre me ha cambiado la vida, Es excepcional el sentimiento, el amor, la tranquilidad que me da mi hija, no me importa acabar el día y estar agotada. Porque Alicia saca lo mejor de mi a cada momento, cada día. Ser MAMI me hace sentir tremendamente feliz.